Cómo decorar un jardín

Con la llegada de la primavera nos apetece que llegue el buen tiempo, que aumenten las horas de luz, celebrar fiestas hasta bien entrada la noche… en definitiva, ansiamos poder disfrutar más del aire libre… ¿Está tu jardín preparado para empezar a recibir visitas?

Iluminación exterior

Planificar la iluminación es funtamental a la hora de decorar nuestro jardín porque nos sirve para crear diferentes atmósferas. 

Para lograr un ambiente acogedor hay que buscar un equilibrio, ya que no nos sentiremos cómodos con una luz tenue y, por otra parte, un exceso de iluminación nos puede resultar molesto.

LUCES SOLARES PARA JARDÍN

El sol se encarga de hacerlas funcionar, así que no tendrás que preocuparte ni de enchufarlas, ni de cambiar las pilas.  

Guirnaldas, farolillos, balizas… hoy en día podemos encontrar toda clase de luces solares que por el día serán objetos decorativos y harán que disfrutes de unas noches mágicas.

VELAS

La luz íntima y parpadeante de las velas te proporcionará un ambiente agradable. Podemos usarlas en una infinidad de recipientes como frascos, faroles, candelabros y macetas. 

SOMBRA PARA EL JARDÍN

Nos gusta disfrutar del buen tiempo, sí… pero debemos resguardarnos de los rayos de sol, sobre todo en las horas centrales del día. Para ello podemos contar con pérgolas, cenadores o parasoles, que nos aporten sombra y, al mismo tiempo, luzcan como elementos decorativos.

PÉRGOLAS DE HORMIGÓN IMITACIÓN MADERA

Esta estructura, decorativa por sí misma, dará personalidad a tú jardín aportando la calidez de la madera y la resistencia y durabilidad del hormigón. 

Cubrir tu pérgola con plantas trepadoras es una opción muy natural, al igual que el cañizo o el bambú. También podemos protegernos del sol cubriéndola con lonas o toldos.

Con la ausencia total de mantenimiento, es un elemento a tener muy en cuenta a la hora de decorar y planificar las sombras de tu jardín.

 

PARASOLES O SOMBRILLAS

Se colocan y se retiran fácilmente, pero necesitaremos contar con un espacio para guardarlos.

Dependiendo del material escogido serán más o menos resistentes, impermeables o duraderos.

Podemos encontrarlos en una gran variedad de formas y tamaños.

MUEBLES DE JARDÍN

El diseño que elijas aportará estilo y personalidad a esta zona de tu hogar. 

¿Qué prefieres: calidez, comodidad, que no necesite mantenimiento, que se pueda mojar…? Deberás elegir el material de tus muebles en función de estas cuestiones.

MUEBLES DE PLÁSTICO PARA EXTERIOR

Las resinas, como el ratán sintético o como el polipropileno, son perfectas para exteriores. Resistentes y ligeras, se limpian con agua jabonosa y no requieren ningún mantenimiento especial, tan solo su limpieza. 

MUEBLES DE JARDÍN DE RATÁN

El ratán natural, de origen vegetal, es uno de los materiales más usados, desde siempre, en el mobiliario de exterior, por ser ligero y resistente.

MUEBLES DE METAL PARA EXTERIORES

La resistencia y la versatilidad son dos de las características, tanto del acero, como del aluminio o de hierro forjado. Pero hay que tener en cuenta que, con el tiempo, el hierro forjado se oxida y el aluminio se puede estropear al usar, para limpiarlo, productos abrasivos.

MUEBLES DE JARDÍN DE MADERA

La belleza natural de la madera aporta calidez al jardín. Hay que tener en cuenta que requieren un mantenimiento, pues pierden color con el sol y también que las maderas más resistentes son también las más caras (acacia, teca…).

EL SUELO

Es un elemento fundamental que hará que ese rincón al aire libre se vea más o menos estético. Podemos encontrar muchos materiales adecuados para exteriores, y cada uno tiene unas características. Pero para que sean funcionales todos deben cumplir unos requisitos comunes, como resistir bien las altas temperaturas o las heladas y ser antideslizantes.

CÉSPED

Es una de las opciones más usadas para cubrir el suelo. 
¿Natural o artificial? Dependerá de muchos factores, pues los dos tienen sus ventajas y desventajas. El gasto inicial es mayor en el césped artificial, pero se ve compensado por la ausencia de mantenimiento. Por otra parte, la frescura y el olor tan característico solo se pueden conseguir con el césped natural.

grava

Es un material asequible y de fácil instalación que, además, se puede usar en la base de las plantas para conservar la humedad y, de esta manera, evitar el crecimiento de las malas hierbas.

tarima exterior

Si quieres dar un toque acogedor y distinguido a tu jardín, ésta es una buena opción. Como contrapartida está el mantenimiento periódico que tendrá, dependiendo de la zona en la que esté y su uso.

baldosas para exterior

Sea cual sea el diseño, y sea cual sea el material (gres, granito, barro cocido…) para garantizar la seguridad es importante que sea antideslizante.

suelo de resina

Este tipo de suelo, formado por madera sintética, fibras y componentes termoplásticos, es muy resistente y su mantenimiento es sencillo. Imita la madera, pero con las ventajas que ni se astilla, ni se agrieta.

PLANTAS Y FLORES

¿Qué es un jardín sin plantas? 

Te aportarán bienestar, al tener la sensación de estar rodeado de naturaleza y de un entorno bello y fresco.

Ofrecen muchas posibilidades decorativas y que no se te den bien las plantas no es excusa, porque las hay que son muy resistentes, como la buganvilla, la hiedra, el palmito o el lirio azul.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *